Oblatos

De la conferencia del Abad Primado Notker Wolf osb
en el Congreso de Abades del 2008
en Roma Abadia de S.Anselmo

“No puedo terminar sin mencionar nuestros oblatos. El numero está creciendo en todo el mundo. El interés por la espiritualidad está creciendo. También en San Anselmo tenemos nuevos oblatos. Sin ninguna intención de centralizar los oblatos, he convocado un Congreso Mundial de los oblatos para poner en contacto los oblatos como hacemos nosotros los monjes sobre diversos niveles. De este modo se inspiran recíprocamente. El proyecto fue acogido con gran entusiasmo y en este momento estamos preparando el segundo congreso.”

“El oblato benedictino secular es el cristiano, hombre o mujer, laico o clérigo que viviendo en su propio ambiente familiar y social, recibe el don de Dios y su llamada a servirlo, según su potencialidad y exigencia del propio estado. Se ofrece a Dios con la oblación, viviendo el camino de fe con los valores de la Santa Regla y de la tradición espiritual monástica benedictina”. No son una confraternidad, una tercera orden o un movimiento. Decimos oblato secular porque no vive en el monasterio, como es el caso de los oblatos regulares que no tienen votos monásticos sino sólo promesas.

Convencidos del valor del monacato, los oblatos se esfuerzan en conservar y transmitir el carisma benedictino, interpretándolo con fidelidad, señalando nuevos caminos que puedan hacerlo crecer con mayor fecundidad en comunión con la Iglesia.

Los oblatos no viven en el monasterio, sin embargo permanecen en en unión con una comunidad monástica concreta tomando como guía la Regla de San Benito.

La Oblación es un camino abierto a todos los que viven en el mundo: hombres ο mujeres, solteros ο casados, sacerdotes ο laicos.

Hacer profesión de oblato es dar un paso serio, que presupone una madura reflexión. Es contraer un compromiso de una gran importancia, individualmente y de manera comunitaria con la comunidad a la que se une. Es por esta razón que el ingreso en la Oblación se hará progresivamente en un proceso donde se recibirá formación monástica.

El oblato participa en cierta medida de la vida de la comunidad con algunos retiros a lo largo del año en el monasterio, encuentros de oblatos, participando de los ejercicios espirituales de la comunidad…

La Oblación constituye un compromiso serio que debe repercutir en toda la vida espiritual del oblato, y no solamente en su vida interior ο en su vida de oración, sino en todas sus actividades.

Los oblatos se unirán al rezo de su monasterio (no necesariamente físicamente) mediante la asistencia a misa, el rezo diario de Laudes, Vísperas, la oración personal, la lectio divina conforme a las posibilidades del oblato.

http://www.benedictine-oblates.org/index-es.php